Novedades

La Medicina Biológica, un novedoso paradigma médico

La Medicina Biológica comprende diversas terapias encaminadas a favorecer y reforzar los mecanismos naturales de defensa y curación del cuerpo humano. Trata al individuo enfermo de forma global, reconociendo al organismo de forma completa e impulsando una recuperación total del sistema, teniendo totalmente en cuenta la relación existente entre los diferentes órganos y zonas del paciente.

La medicina Biológica tiene como eje central unificar en un novedoso paradigma médico, las ciencias médicas occidentales con la medicina tradicional china. Cuando hablamos de terapias biológicas nos referimos a aquellas que buscan una respuesta orgánica a la enfermedad y tienen capacidad regenerativa.

La medicina occidental mediante la fisiología, la genética, la anatomía patológica, las analíticas, las técnicas radiológicas, electrónicas, estadísticas y exploratorias no es capaz de explicar los laberintos biológicos absolutamente personales, mediante los cuales una persona constituye su enfermedad. Por consiguiente, la farmacología no puede si no intentar atender esa lesión en sí y la limitada etiología conocida que la determina, pero dejando de lado los ejes metabólicos profundos que causan cualquier patología, la definen y la personalizan.

Ahora bien, ¿qué ejes metabólicos son estos? A lo largo de cientos de generaciones, la medicina tradicional china ha ido aportando mediante una observación sintomática, minuciosa y sutil, cuadros de señales y signos relacionados entre sí, involucrando distintos sistemas, distintos órganos e incluso interrelacionando el mundo emocional y el orgánico en una única impresión diagnóstica. Son los síndromes de la medicina tradicional china.

Unificando estos dos conocimientos, la medicina biológica ha constituido su sistema de diagnóstico biológico, basado en valorar los “terrenos biológicos internos” en que cada persona genera sus alteraciones y sus patologías, es decir, se trata de conocer las causas de la enfermedad en cada enfermo para abrir las puertas a una terapia personalizada que las corrija.

Cualquier aplicación dentro de la Medicina Biológica debe estar dirigida por un equipo médico experto. Habrá de estudiar la historia de cada paciente y realizar un diagnóstico apropiado. Sin embargo, en líneas generales, las nuevas terapias biológicas pueden ofrecer buenos resultados en diferentes enfermedades ligadas a cualquier articulación, extremidades y columna.

 

Algunas patologías que se pueden tratar con Medicina Biológica son:

  • Dolores crónicos
  • Enfermedades degenerativas del cartílago y el hueso, oseo
  • Enfermedades degenerativas del Sistema Nervioso Central
  • Enfermedades metabólicas
  • Enfermedades psicosomáticas
  • Trastornos digestivos y del sistema inmunológico
  • Enfermedades agudas de repetición en pediatría
  • Trastornos hormonales en la mujer
  • Enfermedades alérgicas
  • Enfermedades oseo articulares y deportivas

¿Qué tratamientos ofrece la Medicina Biológica e Integrativa?

Las técnicas utilizadas están orientadas a restablecer las condiciones de salud y prevenir disfunciones empleando recursos mínimamente invasivos y con escasa o nula iatrogenia. De acuerdo con cada caso y atendiendo a los resultados obtenidos serian de aplicación, entre otras:

 

 

  • Reposición vitamínica, mineral y de oligoelementos
  • Terapia de quelación
  • Homotoxicología
  • Autohemoterapia
  • Hidroterapia de Colon
  • Plasma Rico en Plaquetas ozonizado
  • Terapia Neural
  • Ozonoterapia
  • Nutrición Energética
  • Medicina Ortomolecular
  • Acupuntura
  • Biomagnetismo

Las nuevas terapias biológicas, enmarcadas dentro de la Medicina Regenerativa, se han convertido en complemento a cirugías y tratamientos convencionales. Su alto nivel de seguridad y eficacia las han situado como un aliado para tratar distintas patologías, entre ellas, muchas relacionadas con el dolor crónico.

Un buen ejemplo sería la Ozonoterapia. La inyección de este gas genera una serie de reacciones bioquímicas terapéuticas en las células del organismo que mejoran la microcirculación, vascularización y oxigenación de tejidos. También tiene una clara acción anti-inflamatoria y estimula los mecanismos generales de defensa de nuestro organismo. La aplicación de esta terapia tiene un amplio consenso por parte de la comunidad médica.

 

 

Fuentes:

Artículos de revisión de Pudmed.

Dra. Carmen De Andrés en Medicina del dolor.